[ad_1]

El comercio de Darvas es verdaderamente innovador y una verdadera inspiración para cualquier comerciante en ciernes. En 1957, Nicolas Darvas (posiblemente el comerciante más inspirador de todos los tiempos) y su pareja de baile Julia firmaron un contrato de dos años para viajar por el mundo. Esto causó algunas dificultades para Darvas. Usualmente usaba el teléfono para comunicarse con sus corredores. Pero la gira lo llevaría a lugares exóticos como Nepal y Cachemira, donde el servicio telefónico period limitado, lo que provocó fallas en las comunicaciones con sus intermediarios.

Entonces, en lugar de depender de las redes telefónicas de estos países, a Darvas le enviaban un cable todos los días. Este telegrama contenía el precio de cierre y el rango de cotización para el día de cada acción que poseía o quería ver. Para que su telegrama diario le llegara sobre la marcha, el telegrama a menudo se enviaba tanto a su destino como a su lugar de partida.

Estar tan alejado del mercado tuvo algunas implicaciones muy importantes para los métodos y acciones de Darvas. Por primera vez en la historia, Darvas estuvo completamente libre de rumores, habladurías y consejos, y en los dos años que ha estado de gira ha habido pocas llamadas telefónicas ao de los agentes. Mientras Darvas había estado operando desde los Estados Unidos había estado sujeto a una avalancha constante de información que probablemente lo engañaría. Estar en otro hemisferio le dio la oportunidad de formarse para desligarse emocionalmente de sus profesiones.

«Por primera vez en la historia, Darvas estaba completamente libre de rumores, habladurías y consejos…»

También había algunas desventajas por estar tan lejos del mercado. Cuando todas sus acciones cayeron inexplicablemente, Darvas no tenía notion de por qué. Sus telegramas no dieron indicios del sentimiento normal del mercado. Después de recibir tan poca información sobre el mercado en standard, Darvas hizo que le enviaran el Promedio Dow Jones en su telegrama diario. El Promedio Dow Jones es un promedio de treinta acciones de primera clase. Estas treinta acciones de primer nivel son las empresas más grandes y de mayor participación en el mercado.

APRENDE MÁS SOBRE:  Gran Ficción: Donald Duk de Frank Chin

Darvas había tratado de distanciarse emocionalmente de sus compras en el pasado. Pero de todos los métodos que probó, el distanciamiento físico del mercado fue el único que funcionó. Es fácil aprender a usar una estrategia de mercado. Muchas escuelas secundarias hacen que los estudiantes jueguen juegos de mercado de valores en los que eligen acciones y ven cómo se desempeñan. En estos juegos, es fácil reducir sus pérdidas y vender una acción en la que ha perdido dinero. Pero cuando se trata de dinero serious, dinero por el que un inversionista ha trabajado mucho y duro, entran en juego emociones que muy rápidamente desplazan su estrategia cuidadosamente considerada.

Emocionalmente, puede ser difícil vender una acción porque existe un apego tácito a la acción. Un comerciante compra una acción porque cree que subirá y le hará ganar dinero. Comprar una acción es una afirmación técnica y emocional. Toda la investigación y el trabajo que implica elegir una acción es valioso para las personas, y los comerciantes luego transfieren su dinero, confiando en que la acción que elijan subirá. Esto lleva a muchas personas a creer que deben seguir con su compra, incluso si estas acciones están cayendo rápidamente. En cambio, la mayoría de los comerciantes se negarán a reducir sus pérdidas, seguirán creyendo que la decisión de comprar las acciones fue sensata y esperarán con gran expectación a que cambien sus acciones.

Para Darvas, viajar por el mundo lo hizo sentir separado de sus profesiones. Al igual que con los juegos del mercado de valores, la única pista de que Darvas estaba ganando o perdiendo dinero period un papel que mostraba el precio de sus acciones. Darvas rara vez pudo verificar sus saldos bancarios porque era muy costoso transmitir algo más allá del cable.

APRENDE MÁS SOBRE:  La revolución de Twitter de Irán ofrece lecciones para los CIO

Debido a que Darvas estaba tan lejos del mercado, la única forma de enviar pedidos period por cable. Estas órdenes fueron siempre órdenes automáticas de compra sobre precio u órdenes de limitación de pérdidas.

Mientras estaba de viaje, tales asignaciones se volvieron muy importantes para él. La recepción poco frecuente de actualizaciones del mercado hizo imposible entrar y salir del mercado en el momento adecuado. Solo las órdenes automáticas bien pensadas de compra y cease decline colocadas con anticipación podrían lograr el objetivo de la entrada correcta y sobrevivir en el mercado. Más tarde, Darvas vio el valor de crear estos pedidos automáticamente e incorporó esta concept a su método de caja.

La distancia al mercado también le dio a Darvas el tiempo y la tranquilidad que necesitaba para practicar su método. Con la experiencia que ha adquirido, el comercio de Darvas es probablemente el mejor método comercial que el mundo haya visto jamás.

[ad_2]

APRENDE MÁS SOBRE:  ¿Fue Rasputín la segunda venida de Cristo?

Por Julieta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *