[ad_1]

Padres: vamos a cambiar al modo de fútbol sala para el invierno esta semana. Quería tomarme unos minutos para decirles lo complacido que estoy con el progreso que han hecho sus hijas esta temporada de otoño. Creo que deberías estar muy orgulloso de lo duro que han trabajado tus hijas este año.

Esta es una lección importante que el deporte puede enseñarnos si estamos dispuestos a aprender, y me complace decir que es una lección que creo que sus hijas aprenderán. Es uno que creo que debe ser fortalecido.

Hay juegos que ganamos y juegos que perdemos.

Hay juegos que jugamos bien y juegos que no jugamos bien.

Hay una diferencia importante…

Si estamos en la división correcta, nuestra competencia debería ser igual en el nivel de habilidad, por lo que los resultados de los juegos son inciertos Estos son los juegos y los oponentes que nos empujarán a ir un poco más allá de lo que pensamos que eran nuestros límites.

Cuando jugamos bien, hacemos todo lo posible para usar nuestras habilidades como individuos y como equipo, y jugamos con buen espíritu deportivo. wTenemos que jugar duro, tenemos que esforzarnos durante todo el partido, tenemos que afrontar incertidumbres y dificultades y seguir adelante.

Ahí es cuando jugamos bien: cuando podemos ver el juego correcto y hacer todo lo posible para hacer el juego correcto, independientemente del resultado.

A medida que mejoremos nuestras habilidades técnicas, podremos hacer estas jugadas con más frecuencia, lo que nos permitirá ganar más, lo que nos pondrá en una competencia más dura en la que el ciclo continuará.

APRENDE MÁS SOBRE:  Vacunas Covid-19: ¿hemos visto la última?

El juego last de la temporada capturó la esencia de un buen juego para mí. Todas las chicas en el campo hicieron todo lo posible ese día para hacerlo lo mejor posible. Los viste luchando por el partido completo contra un muy buen equipo. En la primera mitad se pudo ver cómo sobrevivieron a la tormenta atacante y no solo no contraatacaron sino que contraatacaron y marcaron el primer gol. Salieron en la segunda mitad y presionaron en ataque, utilizando a sus compañeros para combinar con pases y creando un buen número de ocasiones de gol.

No jugaban kickball Intentaron jugar con paciencia y habilidad incluso bajo presión. Nunca dejaron de correr, incluso cuando estaban sin aliento. Intentaron seguir adelante.

Cuando veo eso, cuando los veo tratando de jugar el hermoso juego con habilidad lo más duro que pueden, realmente me llena de alegría porque están haciendo lo que se supone que deben hacer. Demuestras un compromiso complete con el equipo y contigo mismo. Ser capaz de hacer eso cuando se trata del juego, sin saber cómo terminará, pero yendo de todos modos, es la forma más alta de coraje.

En mi opinión, jugar bien (es decir, jugar duro, jugar hábilmente, jugar atléticamente, tratar de hacer la jugada correcta como individuo y como equipo) es más importante que la puntuación específica, aunque disfruto ganar tanto como cualquier otra persona ya que He sido desde mi infancia competitivo en mi vida y en mi trabajo.

Hay juegos que ganamos y juegos que perdemos.

Hay juegos que jugamos bien y juegos que no jugamos bien.

APRENDE MÁS SOBRE:  Errores de la consola Xbox 360: ¡algunos buenos consejos para usted!

Hay juegos que ganamos si no jugamos bien, y esos son juegos peligrosos porque podemos aprender las lecciones equivocadas.

Hay juegos que perdemos si no jugamos bien y estos desafían nuestro carácter: ¿podemos levantarnos y trabajar en nuestras deficiencias y responsabilizarnos de nosotros mismos y de nuestros resultados?

Hay partidos que ganamos cuando jugamos bien: esa es la mayor alegría y lo hemos hecho varias veces este año.

Hay partidos que perdemos cuando jugamos bien, eso pasó ayer. Nuestras chicas no pararon y jugaron su mejor fútbol de todo el año hasta el pitido last. A veces estas son las lecciones más difíciles de aprender: que puedes dar lo mejor de ti y aun así no ganar ese día. Mi trabajo como entrenador es ayudar a las niñas a ver esa diferencia y usar su fuego para seguir adelante, seguir mejorando, respetando el esfuerzo que han puesto y ese esfuerzo en sus prácticas y en las suyas para mantener vivos los próximos juegos.

Eso es lo que haremos en el fútbol sala: mejorar nuestras habilidades individuales, trabajar en espacios reducidos para mejorar nuestro juego táctico y mantener el impulso de una buena temporada al aire libre.

Cada una de sus hijas tuvo una gran temporada y sé que está tan orgulloso de ellas como yo. Vamos a hacer una gran temporada bajo techo.

Gracias por confiar en mí para entrenar a sus hijas. Prometo que seguiré esforzándome por estar a la altura de su ejemplo.

– Entrenador

[ad_2]

APRENDE MÁS SOBRE:  "Mr Irrelevant" es el título (nombre) del último jugador seleccionado en el Draft de la NFL cada año

Por Julieta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *