[ad_1]

A menudo, cuando se nos sugiere algo como una posibilidad, o cuando se nos pregunta si nos gustaría hacer algo, nuestro primer impulso es decir que no. «No puedo… estoy demasiado ocupado… no funcionará… nunca sucederá».

Parece ser una tendencia humana natural a ser dubitativo, cínico, pesimista, fatalista y pasivo. Tal vez surgió de la necesidad de autoconservación y seguridad. Podemos pensar que al decir que no, no empujar los límites, no tomar riesgos y no investigar algo antes de rechazarlo por completo, de alguna manera nos estamos protegiendo.

Ciertamente, hay algo de verdad en ese viejo dicho: «Es mejor prevenir que curar». Si no asumimos riesgos, exploramos oportunidades y nos aventuramos en territorio desconocido, no saldremos lastimados. No nos decepcionaremos. No seremos rechazados. No sentiremos el aguijón del fracaso.

Pero a mi modo de ver, la seguridad a veces significa disculpa, en el sentido de que el arrepentimiento es una de las mayores preocupaciones y cargas que tenemos que soportar a medida que envejecemos.

Haber tenido la oportunidad de probar algo nuevo y no hacerlo, o creer que teníamos el potencial para lograr algo grandioso y ser desalentados por el último detractor en nuestra cabeza puede dejarnos con un arrepentimiento inquietante que ningún sentimiento de seguridad puede calmar.

Honestamente, ¿quién dice que lo seguro es realmente seguro? A veces no hacer nada es una elección que puede conducir a una mayor inseguridad, frustración y decepción, ya que a veces la pasividad, la inercia, la apatía, la negatividad, la resistencia y la procrastinación pueden dejarnos en el polvo mientras el futuro se precipita y nos quedamos arrastrándonos por las migajas.

APRENDE MÁS SOBRE:  Cortejo en la comunidad tradicional Meru de Kenia

Es fácil decir que no. Todos lo hacen. Estarás en buena compañía. Nunca te sentirás solo por la compañía de los mundanos y los mediocres.

Decir que sí no es fácil. Se necesita coraje. Se necesita voluntad para coexistir y estar bien con la incertidumbre. Si nuestros esfuerzos no producen los resultados deseados, todavía nos felicitamos por ser activistas, no pasivos, proactivos, no reactivos, participando en la causa y no en el efecto de nuestro mundo.

Conclusión: no se apresure a decir que no. No se apresure a rechazar oportunidades y posibilidades. No tenemos que ser impulsivos e imprudentes en nuestro compromiso con la apertura y las nuevas fronteras. Solo tenemos que mantener los ojos bien abiertos mientras salimos.

A medida que nuestro camino nos lleva a las sombras, recordamos que el amor es la luz que expulsa la oscuridad del miedo.

[ad_2]

APRENDE MÁS SOBRE:  Revisión de la cinta de correr Horizon GS950T: para una experiencia de cinta de correr con un presupuesto

Por Julieta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *